Buscar
  • Corporativo Brego

Solucionando los conflictos laborales

Actualizado: mar 5

Uno de los mayores conflictos dentro del departamento de Recursos Humanos es el cómo solucionar los problemas de manera ágil y rápida logrando que las dos personas logren llegar a un acuerdo y que ambas partes estén satisfechas.


El conflicto laboral puede desarrollarse en cualquier sitio de la empresa, aunado a la preocupación que llegan a tener los jefes por los trabajadores que no cumplen con los objetivos o que se culpan entre ellos por el bajo esfuerzo e inclusive por las indiferencias que llegan a tener entre compañeros y que no logran ‘’limar las asperezas’’.

Sea cual sea el área en la que te desarrollas, cada persona tiene una personalidad y carácter diferente a la de nosotros. Es por eso que ser asertivos puede librarnos de muchos conflictos a futuro.


Es importante saber que dentro de una relación interpersonal existen 3 diferentes conductas a las cuales nos solemos inclinar a la hora de actuar. Estas conductas son:

1. Pasiva: en la cual se ve una postura sumisa, poniendo por delante el bien de los demás antes que el propio.

2. Agresiva: en esta conducta se presenta un comportamiento de prepotencia y orgullo, menospreciando a los demás. Siempre se está a la defensiva y se busca una acción combativa y discutir la mayor parte del tiempo.

3. Asertiva: esta conducta es la que todos deberíamos de adoptar. En esta conducta se busca defender las ideas de la mejor manera posible, teniendo siempre empatía y sin perjudicar a nadie. Esta conducta se caracteriza por la búsqueda del diálogo y la negociación.


Teniendo claro esto, pondremos como ejemplos la siguiente situación:

Le encargaste a un compañero un documento con formato e información en específico, pero al momento de entregártelo te lo entrega en destiempo y con información errónea.

¿Cómo reaccionarías ante esta situación?

a) Tu estrés y enojo por el incumplimiento de parte de tu compañero se apoderan de ti les gritas y usas palabras altisonantes.

b) Decides no decirle nada para no quitarle más de su tiempo y tú mismo realizas los cambios, aunque eso implique más carga de trabajo y horas extra en la oficina.

c) Le haces saber con un tono adecuado tu inconformidad y le comentas tu opinión acerca de la información que te brindó para que pueda corregirlo, le mencionas sus áreas de oportunidad y ayudas a tu compañero a mejorar para futuras experiencias de trabajo en equipo.


Si elegiste la C quiere decir que tienes una conducta asertiva y que logras tener una comunicación efectiva en tu entorno laboral, así como también que llevas buenas relaciones con tus compañeros de trabajo.

Si te identificaste con la A (agresiva) o con la B (pasiva), te recomendamos que trabajes en esas áreas para una mejora personal y en tu trabajo.


Ahora bien, teniendo en cuanta lo anterior, te dejamos los siguientes pasos que te ayudaran a ahorrar tiempo a la hora de resolver un conflicto laboral:


Paso 1: Identifica el problema y por qué se causó

La principal causa por la cual se origina un conflicto laboral es porque los trabajadores no tienen claro que esperan de ellos. Por eso es importante tener una buena comunicación, saber cuál es el problema y que los llevó a estar en esa situación, de esta forma será más fácil resolverlo y dar pie a lo siguiente.


Una herramienta que podría servir es hacer un listado con las funciones de cada puesto y que se defina quién tiene el poder de decisión en estos casos, solo así podremos solucionar un conflicto laboral.


Paso 2: Deja que ambas partes se expliquen

No es la primera vez que se observan trabajadores descontentos con sus jefes al ver que les exigen más sin obtener nada a cambio. En estos casos, para solucionar un conflicto laboral es esencial que cada uno exprese sus necesidades y se escuchen mutuamente para ponerse en la piel del otro, por tanto, el enfoque debe ser siempre transparente y sincero.


Paso 3: Llega a un acuerdo con ambas partes

Decidir quién tiene razón y quién se equivoca no es resolver un conflicto laboral, sino encontrar una solución que se ajuste a ambas partes. Para solucionar un conflicto laboral, lo mejor es centrarse en las necesidades de cada persona y acercar posiciones hasta que se genere una situación ganar-ganar en la que ambas partes se vean parcialmente beneficiadas. No te olvides de detallar el procedimiento a seguir y hacer hincapié en los puntos donde ambas personas estén de acuerdo (como puede ser las consecuencias negativas si no se consigue solucionar el problema).


Paso 4: Determina un plan de acción con su seguimiento

Asegúrate que ambas partes están realmente implicadas al solucionar un conflicto laboral y fija una reunión a las dos o tres semanas para comprobar si, efectivamente, ya han podido solucionar el conflicto laboral y ambas partes pueden desempeñar su trabajo con normalidad. Si, por el contrario, el conflicto sigue sin solucionarse, ten a mano otras alternativas preparadas.


La asertividad no se logra de un día a otro y se debe de ir trabajando paulatinamente. Puedes empezar con situaciones muy simples e ir haciendo pequeños ajustes en tus actitudes y la forma de expresar tus emociones. Con el tiempo, el cambio en tu actitud se irá viendo reflejado en tu equipo de trabajo, logrando una solución de conflictos más efectiva.


Te recomendamos leer el blog Diversidad e inclusión en las empresas

35 vistas
Logo Brego Recursos Humanos.png

CONTACTO

Guadalajara Jal.         Tel: 01 (33) 2001 5353

Ciudad de México     Tel: 01 (55) 6845 8868

Querétaro                    Tel: 01 (442) 800 0058

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

facebook.png
instagram_2x.png
twitter.png
youtube_2x.png
linkedin_2x.png
whatsapp.png

© 2020 Corporativo Brego. Todos los derechos reservados.

© 2020 Creado por Gonter